3 de octubre de 2013

La ciudad o la palabra / pájaro* Mar Benegas

 
LA ÚLTIMA INOCENCIA  (1956)

La muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

Alejandra Pizarnik

 
 

…hay un cuerpo sin órganos por amar, todavía amamantando infancia, nodriza o naturaleza que habla, latifundio mistérico y secreto incluso para ella misma. El sueño de la razón engendra monstruos; “madre, engendre un lazo”. Plenitud que dispense un poder, que inscriba en el libro de las solidaridades soledad virtuosa. Poder, sin embargo… Mar habla de restaurar…

-una piedra-

vivirá más que nosotros

…no es armonía, es estar perdido en lo real, en la presencia de un final que ya no desea sobrevivir a la ciudad. Después de las nueve edades olvidar. Escuchar la plenitud, escucharse recién levantada en el modesto palmar que es sonrisa madre-hija. Regresión consciente que produce, pleamar que es algo más que inconsciente. Más que una plétora de resonancia. Más que un centro de poder. //

 

Mar Benegas

La ciudad o la palabra

pájaro

Ed. FIERRO editores / poesía (2013)

 

 

cuando abrimos los ojos ya estábamos sucias

pero ese pecado nunca fue nuestro

 

un ser informe nos lame los pies

servilismo del Poder

no lo alimentéis hermanas, dejadlo morir de hambre

 

Génesis

 

 I

Lo que vuela sostiene el mundo
pájaros entonces
un gozo perpetuo
celestes cabían en lo inmenso
iconos del éter y una negritud arropaba
alevines de luz, profundo útero
la vida y su origen

 
blancos
o pájaros luminosos


lágrima
o recipiente de lo existente

[…]

VII

Tierra
y
cielo
copularon
noche
y
día

de su cópula infinita
iban pariendo

materia de dioses fuimos
por eso soñar
y avanzar contra el viento
generosos los dedos
abiertas las palmas de las manos
como alas

algunos hombres-nido
justos como raíces
crecer y cobijar, permanecer

que lo humano viene del pájaro

es lo primero que ha de aprender un niño

 

… al nacer sucede la plenitud, luego, la inyección de la ficción, la desigualdad o enredo que es reescritura y angustia, déficit. Obsesivo organigrama patriarcal por reseñar lo dado y relegar al no-lector, al lector pasivo (no recuerdo ahora el término usado por Julio Cortazar) a mero espectador, avocado a lecturas ligeras. Mientras, la posibilidad de una sociedad más justa se desvanece. La metrópoli enrama lo nuevo, lo hace imaginarse de nuevo, una boca-rostro que nos entrena como consumidores. Sin embargo hay palabras que funcionan como injertos, como ásperos inter-vientos que empujan plumas por una compasión a la vida… pequeños destellos para apagar el improperio de la luz tal vez aquí, romper el arresto domiciliario…
La mansedumbre

aborta las plumas
 

… las ideas no son válidas para la experiencia.

 

 

Nueve edades

 

La maldición pulverizada
o polen enfermo
entrado sin resistencia

nueve edades penetran en los pulmones
la matrona intensificó los movimientos
la huida hacia el futuro no era posible

podía barruntarlo
belfo contra polvo de odio

Luperca fue su exilio
pelo roído
madriguera

 
obstinados turpiales
al aviso la señal
desde la rama o la brizna


los cinco mil pájaros


levantaron el vuelo


en un sacrificio inútil


el reino de la razón abre su cuerpo


inmenso y poderoso

[…]

 

Parte IV ( El puerperio )

El fin interminable

la Sombra respiró y fue creciendo
desde el corazón del templo o la espada

Había quejumbre
batalla incomprensible
hojarasca

 
sólo cuenta la Vida
impulso dactilar o palma abierta
al sol
al trigo soterrado
al agua de la fuente
la sombra siguió alimentándose
y llamó a Eva con el nombre del pecado

 

La muerte del pájaro

 

tras milenios de laboreo intenso,

se iba afianzando su pronóstico

calma aparente, esa falta que hacía golpear contra el vidrio la quietud del abalorio, alabastro y azabache ofrecen su música silenciosa, contra el vidrio la carencia, lo que no es, no acaba de sonar, sólo brillan las cuentas minerales en algunas pieles intactas

nadie restauró las ramas de los árboles

asustaba la mansedumbre, tanta ira contenida, asustaba la docilidad de las aceras, el miedo: linaje de las farolas y los tenderos

la esquirla o arista se erguía sobre el manzano

sólo de la propia tierra, de su entraña

desgastada portadora del anaquel

lo impredecible podrá brotar

el día que estalló fue una carnicería de hermanos muertos, de pájaros inertes tendidos como alfombras, plumas quemadas, nidos usurpados

cuando el último pájaro fue derribado la sed

se arremolinó y huyó por las alcantarillas

 

Parte V ( La restauración )

IV

El triste asedio claudicará

ante la belleza o cenit de la furia

 

¿qué más hermoso hay que

un pueblo alzándose

con alas transparentes?

 
no habrá carroña

ni fábula

ni jaula suficiente

[…]

 

… si fuera cierto que la sexualidad soportara mal la luz del día, si fuera cierto que el alumbramiento fuera el consuelo nocturno del castrado, no habría esperanza, la naturaleza y la humanidad serían incompatibles. El lenguaje no tendría motivo. Sería tal vez mero inventario, reiterada viscosa logosfera servil interpretosis de una metamorfosis diaria que la metrópoli nos puer-tea quitando lo posible a la palabra, su punto de fuga. Insignifica el hilo real de la conmoción. Nos han enseñado a madurar en la escarcha. Sin embargo como cita Concha García en el prólogo del libro (la tierra siempre puede más porque es sagrada). Potencia, que no poder.

sus fauces abiertas

siempre

su voracidad infinita

…pero la cachorra se guarece, con temblor y sin contorno, sin fundamento more geométrico. La cachorra conoce lo ingenuo, los temas ingenuos y mientras ...va tragando sed y palabras
 

***


Miércoles, 23. Octubre.

La poesía, no como substitución, sino como creación de una realidad independiente –dentro de lo posible- de la realidad a que estoy acostumbrada. Las imágenes solas no emocionan, deben ir referidas a nuestra herida: la vida, la muerte, el amor, el deseo, la angustia. Nombrar nuestra herida sin arrastrarla a un proceso de alquimia en virtud del cual consigue alas, es vulgar. No es lo mismo decir: “No hay solución” que

                No saldrás nunca sin embargo
                de tu prisión de alcatraces
Creo Que estos dos versos son más naturales y más espontaneos que el ejemplo anterior. Hay mucho más convencionalismo en nombrar las cosas con palabras avejentadas que hacerlo con palabras que nos surgen de algún lado, como pájaros que huyen de nuestro interior, porque algo los ha amenazado. La mayor parte de los poemas surrealistas son mucho menos convencionales y cerebrales y literarios que los poemas sencillos y beatos a que nos acostumbró la literatura española.

Poemas de John Donne. Huelen a sol viejo, a muro derruido y rajado pero cuyas grietas dejan escapar palabras de distintos colores, frescas, calientes, y, sobre todo, reveladoras. Se puede objetar esa intromisión del espíritu pedestre que le acontece después de un verso colmado de lirismo, ej.

                Enséñame a oír el canto de las sirenas,
                a guardarme del aguijón de la envidia.
A veces estremece. Es hondo, irónico:
                Y ahora buenos días a nuestras despiertas almas,
                que se vigilan entre sí con miedo.

Aunque llegara a definir la poesía –aspiración estúpida, por otra parte-, aunque descubriera su esencia, aunque desvelara su origen más profundo, aunque la poesía toda y todos los poetas  me fueran conocidos como mi propio nombre, llegado el instante de escribir un poema, no soy más que una humilde muchacha desnuda que espera lo Otro le dicte palabras bellas y significativas, con suficiente poder como para izar sus pobres tribulaciones y para dar validez a lo que de otra manera serían desvaríos.

Escribí dos poemas: “El desencuentro” y “Ella está muerta debajo de sus alas y sonríe”. No me conforman mucho.

Del diario íntimo de Alejandra Pizarnik / 1957, 23, Octubre.

…la idiota polifónica…
 
***




Génesis


V


Las diosas primigenias

amando llegaban

se partían de amor

como panes y peces

del pecho de los dioses

cayó el cielo
con el hambre
del que nada anhela

 

MAR BENEGAS

{La ciudad o la palabra

pájaro}

4 comentarios:

  1. Querido Daniel.

    Mi agradecimiento infinito por tu lectura. Ver este espacio tuyo, donde vengo a hurtadillas a respirar cada tanto, alojando mis versos, tan bellamente acompañado. Esa sutileza y tanta belleza alrededor, tus generosas palabras. Gracias: es lo único que puedo balbucear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitud es el sentir del que te lee. Cercar lo real, lo inexplicable, con pequeñas aberturas es mi ínfima tarea de lector. La palabra pájaro, no como substitución sacando del hilo de Alejandra. Sino como devenir, sacando del hilo-Deleuze. Por eso no puedo concebir la lectura de un libro que me interese sin experimentarlo, no como cobaya claro. El lastre que las personas acarreamos ante un reto cuando creemos ver un espejo, prueba de laboratorio cuando algo o alguien nos interpela. El mago, la muchacha que halla la máscara del infinito en cambio…

      …afronta la vida, sin reglar, con el afecto puro de la que respira aire y no piensa en la manada, en el hueso del trabajo, en el pragmatismo cronológico. La ciudad. Carece de sentimiento pues es incapaz de liberar el pensamiento que los colma. Tal vez ahí abismarse sería ahuecarse interiormente, hacer nido….

      un abrazo

      Eliminar
  2. Es como leer, otra vez, el Popol Vuh, quizá con otra delicadeza. Gestar el mundo con el suave gesto de la mano que acaricia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. … nada más terrible y hermoso que aquello que acaricia, ala transparente que hace costado, pocas personas están preparadas para estas sutilezas…
      abrazos querido

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road