28 de julio de 2012

-las manos dormidas

foto / maria guadalupe salom



Para Laura Giordani

Verde, verde, uniendo la colina y las nubes.
                            Shhh, shhhh, (viento, viento, 瑟瑟) la voz del pino al anochecer                                                          
                                                  Kukai (Kobo Daishi)
*
 *

                                                                                     -Las manos dormidas


Tras el titubeo de la mente la desesperación de la carne, procurando el verbo original y absurdo
que manifieste el estado de las cosas, un estallido, es igual con tal de corporeizar una idea. 

Una idea, un estado. Tras este límite, titubeo;
linde y rito

                [corazón
                y hozico]

Objeto de transgresión.
Dable-
pelaje que cae en la sombra de este eterno reto
y son-
las culpas sin perdonar
las que capa a capa techan este contorno.
- Shhh.
Lleguemos al sol y ardamos.
Envolvamos.
Amurallemos en llamas.
Purifiquemos desde la raíz
todo excepto el lamento
                siempre así acontece
que se nos adelante
                el crimen
           el lugar
                y afuera.
Mi otra parte
                dentro de un arrullo
           desvertebrando
                la voluntad
para que sea lánguido eco futuro
doble
la ternura
en la escarcha de un abrazo

en la trinchera de una resistencia
ente
que no postula letra impresa
pues
la letra no es lo que dice
si-
-no
inventa
de nada sirve la palabra gato
ni extenuar
la caricia
ni consiste en precisar la mano
pues el árbol cuelga del infierno
goteando nuestras queridas  huellas.

Es sangre lo que queda,
                nada más.
Orgullo y caída.
                
                    (dedicatoria)
 Al despertar con las manos dormidas
                un manojo de hormigas descienden
                como de la imprenta de los sueños.
Obedecen en un segundo intento magnífico y violento.
Las volutas del aire acunan sus pasos

desde el pergamino

hasta la tierra fresca de la mañana.
La cuna elíptica compone
                (en la que uno ofrece
                               vino sagrado)
Al cien por cien 
la voluntad
              no es sustituta del pensamiento, no juzga.

La ruina, sin ceniza
Se marca como en un libro abierto de par en par
Sobre un tablero.
Al tirar del cubil callejero,
el temblor escanciado
                               detenido

Sin más compañía que el registro de una oscura tela que empapa las líneas de la mano y recorre 
un cuerpo cansado
                ascua de anatomía perfecta
los silencios 
            describen 
                    sus movimientos
                                             - y el último

                                         (Ugetsu monotagari)
en las aguas de Azuchi, un pequeño bote solitario flota como una rama
todo duerme
desplomado sobre el timón
este mundo morada temporal
donde llorar hasta que llegue el alba lanzado por la espuma del mar.
Oblicuo
el rostro de mi gata se arracima a mi pecho
su lengua rasca el tuétano que ordeña de mis palmas
y amancebando el croquis de los pájaros
mencionada 
la rectitud de su líquido estancado.
              
                                    (Son once los preceptos maximizados)
el primero encaja en una cerradura
el segundo rasga el cardumen lanar
el tercero es sábana de sexo cuarto
el cuarto es inhóspito
el quinto florece
el sexto round / el séptimo cielo
el octavo
el noveno
el décimo
y el último. 

- Una taza de agua caliente por favor.
El aparejo de la nada,

cundiendo en el hígado de la posibilidad.
Cada palabra es un adn trashumante
Abro la puerta y la maleta desaparece
convirtiéndose en caballete de cirugía
confesionario cromosomático, 
embozado de noche sin clausura, 
ni precepto.
En el precipicio de una cruz,
muy
muy al sur
.
- Una taza de agua caliente más por favor.

[Si Jesús volviera lo crucificarían de nuevo]
                    (Las manos dormidas)


cc

10 comentarios:

  1. En la primera visita-lectura, te dejo un saludo, el cariño, la sorprendente admiración.

    Debo una segunda, es demasiado lenta y torpe mi mente; no quiere perderse sólo en los detalles, necesita escarbar, llegar al mismo tuétano y ahondar en la simiente de tu primer impulso.

    Seguramente no llegue jamás a comprenderlo,pero sí llegar a admirar la beldad que en él se sumerje.

    Un domingo tedioso y lento, con el gato un tanto alterado, esperemos embarcarnos en el lunes con mejor ánimo.

    Un abrazo a los cuatro brazos, Daniel. Y a betsy, no se vaya a enfurruñar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. repartidos, los abrazos, hoy lunes ya tras la inevitable bancarrota del domingo, es probable que ese día sea un mero señuelo y no exista o sea yo el que no exista ese día, releo igual que tú pero con el ojo partido, las segunda y tercera partes ya no resultan tan satisfactorias. me ocurre que reconozco claramente dos formas bien diferenciadas en mi uso, mi modo estructural, la excepción cotidiana del que intenta romper la tinta y bañarse en palabras. una de esas formas tiende a la nostalgia y a la consistencia física, casi una fábula. la otra forma o modo tiende a la crudeza de la ficción, asumir la derrota y la deformación para llegar al presente, inhabilitar cualquier referencia reciente y llegar a desarmar, del todo, armaduras y festines estéticos, sin aditivo, para comprender, no como se comprende una competición, para comprender como y cuando se entra, se es. un poco como la fuga de Alicia en el país de las rechinadas. Para llegar al primer impulso, simplemente, hay que girar el espejo.

      Abrazos May

      Eliminar
  2. Qué hermoso diálogo con los versos de Laura, qué hermosa respuesta, con tu permiso, también llevaré este a Candela. Que la poesía nos haga sentir, nos haga escribir, nos haga reaccionar: ese es el sentido último.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la poesía sacuda la ramificación de nuestras vidas. Colectivizar el deseo arrancándolo de las fábulas y falsas quimeras. Abrir las esclusas y derramar su sustancia sobre tanto campo seco, abrupto, anclado en el romanticismo vampírico. Y bueno, las manos dormidas, también es un percance físico que en los últimos tiempos vengo sufriendo. Al despertar, mis manos hasta el codo, permanecen cosquilleantes, perezosas, dormidas.

      un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Hermano, a veces para leerte he de pedir permiso a mi mente obtusa, me cuesta administrar cada verso en su justa medida, sin embargo, aun a pesar de eso, me devuelves la gracia, es como si me pasaras la mano por la frente como paño mojado, una caricia que me devuelve al estado gatuno. Anoche Ruruk y Dioscuros se estuvieron peleando de modo salvaje en homenaje a Betsy. Como es habitual, la gata puso más dientes y uñas, lo cual es completamente justo, puesto que el gato tiene mucha más carne donde recibir...En fin, besos a la family. Espero que nos veamos pronto que aquí aun seguimos un tanto mohínos porque vuestra última visita coincidiera con nuestra salida a Ribadavia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Habráse visto a una mujer pidiendo permiso a su mente?” Esta frase no la firmo yo, la firma mi belicoso sentido del humor. Reconozco cierta aridez en este poema pero corresponde a la infinita, confieso, pretensión orgánica del momento. En el cuaderno todo parece moverse sin irrupción, incluso cuando llega la taza de agua caliente, donde cada cual infunde su propia cruz. El silencio es impensable para aquellos que leen un poema como si fuera un gato.
      Besos.

      Eliminar
  4. yo.,..esto....el segundo me ha costado.
    Intento concentrarme, pero hay un despilfarro de palabras por momentos que me enajena.
    Será el momento.Digo yo.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enajenarse, abriendo el torniquete que no nos deja ser lo que somos, es un buen modo de concentrarse veroniKa. Escoge aquellos párrafos que más te gusten y pósalos en otro lugar, debajo de un árbol por ejemplo.
      besos.

      Eliminar
  5. Es difícil entrar en la oscuridad cuando las palabras se despojan de sus símbolos. Yo voy de a pocos, tratando de indagar en cada símbolo, escuchar el silencio que derraman para asimilar su belleza.
    Comparto tu admiración por Laura, hermoso diálogo. Volveré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy dificilmente podemos tejer una verdad versada sin símbolos, las manos lánguidas y ociosas no son las propicias. Me ha gustado tu comentario, "indagar, escuchar su silencio..." Esa mirada-sensación irrumpe pocas veces en mi vida pero no me conformo con observarla, y así suceden/sucedieron escritos como éste. Tal vez sea necesario despertar los sentidos de un modo tal como nunca antes, enterrar los falsos heroísmos y reinventar la vida. Pero no debería ser dificil, somos anfibios, vivimos buceando en una realidad "confeccionada" y la otra parte la vivimos entre símbolos. La poesía como dijera Malarmè sirve para "donner un sens plus pur aux mots de la tribu"

      abrazos

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road